sábado, 19 de agosto de 2017

Ramón Pané – Primer Catequista de América

La Fundación Ramón Pané toma su nombre de una de las más grandes figuras de la Evangelización de América. Ramón Pané fue un hermano jerónimo, catalán, que llega formando parte del contingente que realiza el segundo viaje con Colón. En 1494
Está presente cuando se celebra la Primera Misa en La Isabela, el día de la festividad de Reyes en 1494. Es un hombre observador y curioso de lo que le toca vivir. Llega a un territorio en el que los aborígenes aparecían a sus ojos como todos iguales, pero que eran grupos humanos en dinámica evolución, que en realidad hablaban lenguas diferentes, tenían diferentes culturas, creencias, hábitos propios. A esta situación más allá de la imaginación, debió adaptarse Fray Ramón Pané.

Recibe de Cristóbal Colón el encargo de recoger las “antigüedades orales” de los indígenas.

Ramón Pané recoge, también para nosotros, datos sobre las creencias mitológicas y ceremonias religiosas de los taínos, sus hábitos y el sentido de muchos términos de su lengua. Todas las descripciones de su obra están marcadas por su interés religioso: enfermedades, cuidados médicos, medicinas, comida, el mar, los muertos, mitos y creencias.

En cuanto a su actuación como catequista es quien inaugura la “convivencia”. Aprende por lo menos dos lenguas, la del territorio Macorix y la taína. Y las aprende conviviendo con los aborígenes. Primero con los Macoriges durante unos dos meses, luego casi dos años con el Cacique Guarionex y durante tres años guarda relación con Mabiatué.

Esta es una de sus hazañas: integrarse a las comunidades aborígenes a través del conocimiento de su idioma, comunicarse, conocer su realidad, su mundo cultural y, al mismo tiempo, darse a conocer y catequizar. Por ende, fue el primer misionero en tierra americana.

Considera que todos los indios son seres humanos y no es posible advertir en su obra términos despectivos o discriminatorios en contra de ellos. Postula la aceptación voluntaria de la fe. Tal vez en su condición de lego no era mucho su conocimiento, pero sí la vivencia de los principios evangélicos. De hecho, fue pacífico para catequizar.

Por eso, en honor y recuerdo de Ramón Pané, primer catequista y evangelizador, se ha creado en el año 1994, esta Fundación con su nombre.

SOMOS UN EQUIPO INTERNACIONAL DE CATÓLICOS, que creemos verdaderamente en el EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, y en la IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA, Dirigida por el Sucesor de Pedro y los Apóstoles (el Papa y nuestros legítimos Obispos), y que debemos poner en los lenguajes de las diferentes culturas el único Evangelio, la única Buena Noticia, a través de todos los medios. Usamos los medios actuales de comunicación, especialmente el internet y todas las artes (música, pintura, grafiti, teatro, danza, diseños asistidos por computadores, webs y aplicaciones). Auspiciamos talleres de Lectio Divina y apoyamos la espiritualidad de los agentes de evangelización.

Deseamos ayudar a todas las Diócesis, Conferencias Episcopales, Movimientos Eclesiales Católicos, en su formación catequística, misionera y espiritual.

Somos también una ASOCIACIÓN PÚBLICA DE FIELES, de acuerdo al Derecho Canónico de la Iglesia Católica. Y pueden pertenecer a esta Asociación, todos aquellos que les interese evangelizar a través de esta Institución.

Tenemos una sede en la Arquidiócesis de Tegucigalpa Honduras, y su presidente general es el Cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, S.D.B., y una sede operativa en la Arquidiócesis de Miami, Estados Unidos. Su Presidente es el Hno. Ricardo Grzona,frp

Si deseas más información sobre nuestra misión, y nuestro trabajo puedes dirigirte a: presidencia@fundacionpane.org